Etiquetas

, , ,

Halloween, Black Friday y Cyber Monday —y pronto Thanksgiving, ya veréis—; estas tradiciones norteamericanas nos van guiando hasta el jefe final del consumo: el periodo navideño con su Papá Noel y los Reyes Magos después.

Pero nos gusten estos días turroneros o no, a nadie le amarga un dulce y hoy hablaré de algunos regalitos para hacer las delicias de traductores, lingüistas, maestros y otra gente de bien. ¿No sabes qué regalarle a la traductora de tu corazón? ¿Necesitas pistas para ganarte a ese intérprete cañón? ¿O tal vez te apetece autorregalarte algo por lo mucho que llevas trabajando en ese último proyecto?

Aquí van algunas ideas, pues, y con tiempo para que lleguen a su destinatario y no nos pille el toro.

Olfato

Velitas de Frostbeard. ¿Cuántas veces decimos eso de «Me encanta el olor a libro nuevo»? (me entusiasmaba oler los libros de texto al principio de curso, ¿a vosotros no?). Ahora podemos con estas velitas de Frostbeard, con toda una gama de posibilidades, ya sea olor a libros antiguos, a libro nuevo en rústica o a librería. Cómo no, también hay guiños a grandes obras de la literatura, y por eso han creado el olor a la mansión de Gatsby, a los jardines de Pemberley o al estudio de Sherlock.

Y si no tenéis con qué encender las velitas, en DippyLulu propone unas cajitas de cerillas que imitan minilibros con títulos algo… escatológicos.

Gusto

Ay, café, gasolina de escritores y traductores. Ahora podemos disfrutar de él en tazas tan literarias como esta de The Unemployed Philosophers Guild con las primeras frases de grandes obras literarias. Por cierto, en esta misma web se pueden encontrar cosas tan curiosas como marionetas de dedo de James Joyce, Kafka o Poe.

regalos3

No, no me olvido del té. Para los más sibaritas y amantes de las buenas letras, tenemos los tés de NovelTea Tins para preparar infusiones de varios sabores y con cajitas preciosas que imitan cubiertas de libros… y con juegos de palabra en los títulos, como War and Peach, Don Quixotea o The Picture of Earl Grey.

regalo4

Y para acompañar ese té literario, no puede haber nada mejor que unas galletas Jules Destrooper en una preciosa caja de hojalata con ilustración de Magritte. Y no es solo por el diseño, no. ¡Están de muerte!

regalo_galletas2

Tacto

Las posibilidades dentro del sentido del tacto son infinitas, igual que tiendecitas en Etsy con artículos para amantes de los libros, así que para acortar las búsquedas, aquí van algunas ideas:

  • En NovelCreations hay unos bolsos preciosos con cubiertas de libros famosos.
  • En storiarts encontraréis mitones, cojines y bufandas con fragmentos de libros como Sentido y sensibilidad, Peter Pan y muchos más.
  • En TightsShop y en colinedesigns hay medias con citas literarias de todo tipo y de distintos colores.

Si ha llegado la hora de renovar pijama, os dejo aquí unas propuestas de Monki, una marca muy original. Los tenéis de una pieza y con un diseño de comida rápida, uno de dos piezas con palomitas y hasta con motivos navideños.

regalo_pijamas

Para salir a la calle, no os perdáis los diseños de las camisetas de Qwertee y la camiseta (y bolsa) para traductores en Teespring.

Y no nos olvidamos de la bisutería. Si os gustan los broches, no os perdáis los de Sarah Pounder en su tienda House of Ismay. Descubro en Librópatas que para hacer sus broches, Sarah reutiliza páginas de libros viejos y destrozados en un intento de darles una nueva vida.

Si lo que buscamos es algo para trabajar o para leer, también hay varias opciones. Empecemos con Bouncing Ball Creation y sus lápices con frases de libros, por ejemplo estos de Harry Potter:

regalo18

Y ya si entramos en el maravilloso mundo de los separadores y los puntos de libro, tenemos unos ideales para novela negra que simulan sangre, unos inspirados en El mago de Oz y hasta unos parlantes.

Vista

¿Un ratito de descanso además de la pausa para el cafelito? Una buena opción para entretenerse y aprender al mismo tiempo es la colección de pasatiempos que Blackie Books edita cada verano. Ya van por la quinta edición y no me extraña.

regalo5

Por supuesto, dentro de este apartado, incluimos también libros de todo tipo, como ya venimos recomendando en otras entradas sobre libros para traductores: aquí y aquí.

Si queréis algo especial, echadle un vistazo a los libros mejor editados de este año en sus varias categorías. Y si os apetece algo distinto, Carla Crespo, traductora y escritora, ha publicado hace poco Amor en V. O., una novela con una pareja de intérpretes como protagonistas en la que se dan escenas tan divertidas como esta, en plena discoteca. Está tanto en formato físico como electrónico.

Oído

La música es algo muy personal y cada uno trabaja con la que más le gusta (o sin ella si le distrae), pero hay multitud de aplicaciones con sonidos varios que nos ayudan a concentrarnos.

Una de ellas es Coffitivity, con grabaciones de lugares como cafeterías y restaurantes. Solo hay que iniciarla y seleccionar el ambiente que se quiere representar. Está disponible a través de App Store y también cuenta con una versión web donde escuchar varios ruidos de ambiente de forma totalmente gratis.

Otra aplicación curiosa es Ambiance, que da acceso a una gran biblioteca de sonidos de todo tipo para crear un ambiente personalizado y según las necesidades del usuario. En el menú Library se puede buscar entre las diferentes selecciones de sonido. Se pueden encontrar ruidos relajantes como el sonido de una tormenta sobre una tienda de campaña, melodías étnicas para meditar, etc. Se puede conseguir a través de App Store y Google Play. Sí existe una versión limitada o de prueba completamente gratuita en la App Store.

Y si queréis alternativas gratuitas y variaditas, no os perdáis este artículo con las 17 páginas para escuchar sonidos relajantes mientras trabajamos.

BONUS TRACK

Y ahora es cuando nos ponemos serios. No necesitamos que llegue el momento adecuado (bueno, podemos esperar a cobrar esa jugosa factura) para invertir en elementos útiles para el ejercicio de nuestra profesión:

Sillas/teclados ergonómicos: Nos pasamos mucho rato sentados y una postura cómoda es esencial para trabajar sin dejarnos la salud en ello. Podemos ahorrarnos dolores de espalda y de muñeca si optamos por una silla y un teclado más ergonómico. En cuanto a sillas, la que está triunfando actualmente entre traductores es la silla Markus de Ikea, por ejemplo.

Dragon Naturally Speaking: Bien entrenado, y creedme que tampoco se necesita tanto, Dragon es una buena herramienta de dictado para trabajar más rápido. Con preparar el texto un poco (lectura previa a fondo, búsqueda de terminología) basta para luego realizar una traducción a la vista. Y no, no me pagan por recomendarlo, pero para traducciones generalistas y editoriales a mí me va muy bien, por no hablar de que puede salvarte encargos en caso de lesión de muñeca.

Diccionarios: No solo de diccionarios online vive el traductor (o no debería). Hay muchos recursos que existen solo en papel o cuya versión exhaustiva encontramos únicamente de forma física. ¿Buenas inversiones? El María Moliner, el Redes, los de Seco, etc.

Disco duro externo: Para que el ordenador no tenga que trabajar al máximo de su capacidad o sobrecargar la nube, no es mala idea agenciarnos un disco duro externo en el que podamos guardarlo todo sin miedo.

SAI: Después de un par de tormentas, en una de las cuales se me estropeó el sobremesa, lo vi claro: necesitaba un SAI. Si lo guardáis bajo la mesa en un rinconcito, os olvidaréis de que está allí y ya no sufriréis en el caso de que una bajada o subida de tensión dé al traste con el ordenador, la impresora o el teléfono que en ese momento tenéis cargando en la misma regleta. Podéis encontrarlos en Amazon o en cualquier gran cadena en todos los tamaños y precios.

***

Espero que estas propuestas os hayan gustado y si queréis añadir alguna, no dudéis en dejar vuestro comentario. ¡Hasta la próxima entrada!

Anuncios