Etiquetas

, , , ,

¿Año nuevo… tarifas nuevas? Pues todo es planteárselo y más con las nuevas cuotas de autónomo que están al caer. Cuesta hablar de temas económicos porque en esta profesión —que tendemos a romantizar, y yo la primera— parece que esté feo hablar de dinero. Sin ir más lejos, leía en LinkedIn hace un par de días a un compañero que decía que no era buena idea meterse en la rama X de la traducción pensando solo en el beneficio. No sé, a mí me encanta lo que hago, pero quiero ganar dinero con ello y que me salga lo más rentable posible. De hecho, me gusta mucho esta cita de Paul Freet: «A business is a repeatable process that makes money. Everything else is a hobby».

Sea como sea, si eres un (traductor) autónomo y quieres plantearles una subida de tarifas a tus clientes, hay varias cosas que debes tener en cuenta:

  1. Ten una justificación para la subida. Como profesionales que somos podemos decidir cambiar un precio cuando y cómo queramos, sí, pero una subida siempre entra mejor con una justificación. Por ejemplo, si has aumentado tus costes operativos por lo que sea o, sobre todo, has mejorado tus habilidades o servicios, es más fácil justificar una subida de tarifas.
  2. Comunícalo a tus clientes con anticipación. Dales tiempo para adaptarse a los cambios y plantearse si desean seguir trabajando contigo. Evita plantearlo en mitad de un proyecto o traducción en marcha. Puede pasar que nos demos cuenta de que hemos calculado mal y, de repente, no nos sale tanto a cuenta cierto proyecto ya empezado. Cualquier cambio de precio debe hacerse antes de cualquier colaboración.
  3. Ofrece opciones a tus clientes. Por ejemplo, puedes ofrecer un paquete de servicios a un precio más ajustado, tal vez para trabajos más pequeños.
  4. Explica a tus clientes cómo les beneficiará la subida. Por ejemplo, y en relación con el primer punto, si has mejorado tus habilidades o servicios, explícales cómo les puede beneficiará eso a ellos. Quizá ahora ofreces un servicio de transcripción porque dispones de un buen programa para ello y sabes que al cliente Z le puede ir bien.
  5. Considera la posibilidad de negociar. Si mantienes una buena relación con los clientes, es posible que puedas llegar a un acuerdo sobre una tarifa intermedia. No hace mucho, le planteé una subida a una agencia. No me la aceptaron a nivel general, pero conseguí que para traducciones de X palabras, el precio sí fuera superior.

Por regla general, es importante ser sinceros y transparentes con los clientes a la hora de plantear una subida de tarifas y tratar de llegar a un acuerdo que convenga a ambas partes (pero, sobre todo, que te convenga a ti). Y no te fustigues si te responden con una negativa. Si se oponen a esa subida o directamente te dicen que te enviarán menos trabajo (sí, tal cual), es buen momento de reevaluar tu trabajo con ese cliente. ¿Te interesa seguir trabajando con esas condiciones? ¿Puedes prescindir de ese cliente? Tal vez así tengas más tiempo para encontrar a otro mejor.

¿Cuándo es mejor plantear una subida de tarifas u honorarios?

No hay un momento específico que sea el «mejor» para subir tarifas. Cada situación es única y dependerá de tus circunstancias personales y profesionales. También entran en juego varios factores, como el mercado en el que te encuentras, tu nivel de experiencia y la situación financiera de tus clientes Algunos puntos que puedes tener en cuenta al decidir si es el momento adecuado para subir tus tarifas son:

  • Tu situación financiera: Si han aumentado tus costes o estás pasando por un período de gran demanda, es posible que necesites subir las tarifas para que tu negocio siga siendo rentable.
  • Tu experiencia y formación: Si has mejorado tus habilidades o adquirido nuevas certificaciones o credenciales, es un buen momento para comunicarlo y plantearlo.
  • La situación del mercado: Si hay una alta demanda por tus servicios o si tienes una posición de liderazgo en el sector (porque quizá tienes una combinación lingüística poco frecuente o una especialización única), es posible que puedas subir tus tarifas sin perder clientes.
  • Tu relación con los clientes: Si tienes una buena relación con tus clientes y les has brindado un buen servicio, es más probable que lo entiendan y estén dispuestos a aceptar la subida de tarifas.

Sobre todo, y como decíamos antes, es importante examinar las circunstancias y asegurarte de tener una justificación para subir las tarifas antes de proceder. Comunícalo a tus clientes con tiempo suficiente y ofréceles opciones para que la transición sea más fácil para ellos.

No quiero terminar sin dejar por aquí el recursazo de ASETRAD, CalPro, para calcular honorarios, contabilizar gastos, etc. Y también esta plantilla más sencilla de #TeamTranslator, que te permite calcular a cuánto deberías cobrar la hora, la palabra, etc., para tener X beneficios, vacaciones y disponer de días libres en caso de una baja, por ejemplo.

¿Cómo lo haces tú? ¿Qué has hecho en una situación así? Te leo en comentarios. ¡Hasta la próxima!